cartel_acto_razones

Acto de la AEB en apoyo a treinta familias de Castelldefels presionadas por cuestionar la inmersión lingüística

El próximo jueves 13 de julio la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) organiza el acto “Razones para una escuela bilingüe”, que tendrá lugar en la Biblioteca Ramón Fernández Jurado de Castelldefels, a las 18.30 horas.

Se trata de una iniciativa concebida en apoyo a la treintena de familias que han solicitado judicialmente la escolarización bilingüe y cuyos hijos estudian en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Josep Guinovart. Estos padres han sufrido continuas e inaceptables presiones por parte de la Dirección del centro, del Ayuntamiento de Castelldefels, de la Unión de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza de Cataluña (USTEC) y de la entidad Somescola. Nos encontramos ante la estrategia habitual del nacionalismo consistente en arrinconar con falsedades al que disiente. Lo que sucede en esta ocasión es que no es “una sola familia la que lo reclama”, como suelen apuntar despectivamente los defensores de la inmersión lingüística obligatoria, sino casi cuarenta.

En el acto se esgrimirán argumentos en pro de la modificación de los proyectos lingüísticos de los centros educativos que contravienen la normativa vigente, no solo porque vulneran los derechos de las personas, sino también porque merman la calidad de la educación.

Participarán Dafne Ungerer, representante de los padres del CEIP Josep Guinovart; Mercè Vilarrubias, lingüista y autora del libro Sumar y no restar: razones para introducir una educación bilingüe en Cataluña; Carlos Silva, catedrático de Inglés en el Instituto Bisbe Berenguer de Hospitalet de Llobregat; Nuria Plaza Carrero, coordinadora de la Agrupación de Enseñanza de Societat Civil Catalana y miembro de la AEB; José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano y asesor jurídico de la AEB y Ana Losada, portavoz de la AEB.

Origen y evolución de la reivindicación

El proyecto lingüístico del CEIP Josep Guinovart de Castelldefels se aprobó en 2013 y dispone que solo el catalán sea la lengua vehicular y de aprendizaje, la herramienta de cohesión e integración del centro y el vehículo de estructuración de todos los aprendizajes. También establece expresamente que todas las áreas se impartirán en catalán, salvo la de castellano y la de lengua inglesa.

En mayo de 2016, un grupo de 38 familias solicitó a la Dirección del Centro que se abriese un debate sobre el proyecto lingüístico para valorar la opción de que el castellano y el inglés también fueran consideradas lenguas vehiculares. Esta propuesta fue rechazada de manera rotunda, sin dar ni siquiera margen al intercambio de ideas al respecto.

Ante esta situación, una treintena de estas familias presentó otros tantos recursos contencioso-administrativos ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que, desde diciembre de 2016, ha dictado diversos autos en los que establece que, dado que el castellano es lengua oficial en Cataluña, al menos el 25% de las horas lectivas se deberán impartir en esta lengua. Actualmente, una semana cuenta con 25 horas lectivas, de las que 19 se imparten en catalán, tres en castellano y tres en lengua inglesa. La aplicación de la medida cautelar dictada por el TSJC implica que, de cara al próximo curso, 16 horas se han de impartir en catalán, seis en castellano y tres en inglés. Es decir, se ha de programar una asignatura más en castellano. A la vez, el Departamento de Enseñanza de la Generalitat ha de pagar las costas judiciales por su actitud claramente contraria al ordenamiento jurídico.

La AEB considera inaudito que se acuse a estas familias de judicializar la enseñanza cuando lo único que han hecho es apostar por una formación de calidad para sus hijos frente a quienes instrumentalizan la escuela al servicio de la denominada construcción nacional.

En el acto “Razones para una escuela bilingüe” se abrirá el debate que el CEIP Josep Guinovart ha negado a estos padres y que incomprensiblemente permanece soterrado desde hace demasiado tiempo, en contra de la opinión de la mayoría de los catalanes.