¿Qué dicen los tribunales sobre la educación bilingüe en Cataluña?

El modelo constitucional es el de conjunción lingüística o de bilingüismo integral.

Resulta perfectamente legítimo que el catalán, en atención al objetivo de la normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo, siempre que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente y quede garantizado su conocimiento y uso en el territorio de la Comunidad Autónoma.

JUEZ

Los alumnos tienen derecho a que el castellano se utilice también como lengua vehicular en el sistema educativo de la Comunidad Autónoma de Cataluña. En consecuencia y para ello la Generalidad deberá adoptar cuantas medidas sean precisas para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la Sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán. Es decir, tanto castellano como catalán son lenguas de aprendizaje y de enseñanza.

Ese derecho no se satisface con una atención particularizada en castellano al alumno que solicita que el castellano sea la lengua vehicular de enseñanza en la primera enseñanza o un modelo bilingüe en la enseñanza primaria y secundaria. La Administración debe transformar el sistema, de modo que el castellano sea la lengua vehicular, junto con el catalán, en el colegio y curso en que lo soliciten los padres o tutores de los alumnos.

Se debe hacer efectiva la presencia vehicular del castellano, en una proporción razonable, que no constituya un artificio de mera apariencia de la obligada utilización del castellano como lengua vehicular.

Como la Administración Educativa no ha fijado la proporción de las lenguas, los Tribunales han establecido que los centros deben asegurar una presencia mínima del castellano como lengua vehicular en un 25 % de las horas efectivamente lectivas, debiendo impartirse en dicha lengua oficial, además del área, materia o asignatura lingüística correspondiente a su aprendizaje, cuanto menos otra área, materia o asignatura no lingüística curricular de carácter troncal o análoga.

El material lectivo de estas áreas, materias o asignaturas no lingüísticas debe estar elaborado en castellano.

Los alumnos no pueden ser separados en centros ni en grupos clases por razón de lengua.

Cuando se alcance el objetivo de normalización lingüística, el catalán y el castellano deberán tener una presencia similar en los centros educativos.

 

¿Quieres saber más sobre este tema?

DESCARGA AQUÍ NUESTRO INFORME DE LA ASAMBLEA POR UNA ESCUELA BILINGÜE – JULIO 2017

¿Quieres actuar, tomar la iniciativa en defensa de tus derechos?

DESCARGA AQUÍ EL MODELO PARA EXIGIR A LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA CATALANA LA ESCOLARIZACIÓN BILINGÜE DE TU(S) HIJOS(S)