El pasado 14 de septiembre empezó un nuevo curso escolar. Ese día, de reencuentro y nuevas ilusiones para todos los alumnos, no lo fue para dos niños de Balaguer. No lo fue porque no pudieron asistir a clase y reencontrarse con sus compañeros. En la puerta del centro les esperaban medios de comunicación, profesores, padres...