Álex Sàlmon: "El debate de la inmersión lingüística es cansino. Es cierto. No se lo negaré. Pero también es un debate en el que no se puede desfallecer ya que significa la defensa de una forma particular y genuina de entender la realidad"...